La necropsia es un procedimiento con el que la mayoría de las personas no está familiarizada, sin embargo, el veterinario después de la muerte de tu mascota
lo puede recomendar y mencionar la importancia de llevarlo a cabo.

Es un estudio donde se estudian las cavidades abdominales y torácica, lo que permitirá al veterinario checar el estado de todos los órganos como hígado, páncreas, bazo, riñones, vejiga y útero, en caso de ser hembra.

Además, el especialista podrá examinar los pulmones y corazón. En casi todos los casos, incluirá el estudio del cerebro.

Además, otro aspecto importante de realizar la necropsia a tu mascota es para que analicen si dentro de las cavidades hay acumulación de líquidos, como pus o sangre. También cada órgano puede estudiarse para conocer la causa de muerte.